Actualidad

La exposición “Vida y diversidad, espacios naturales, espacios ilustrados" vuelve al PRAE

La exposición “Vida y diversidad, espacios naturales, espacios ilustrados

El objetivo de la muestra, es mostrar toda la riqueza de Castilla y León a través de las ilustraciones de Guillermo y Ricardo Gruber y los paneles didácticos sobre diversidad en nuestra región.

La exposición Vida y diversidad: espacios naturales, espacios ilustrados, consta de dieciséis obras pertenecientes a la serie de 26 murales sobre la red de Espacios Naturales de Castilla y León realizadas en un formato homogéneo de 150 x 100 en acrílico sobre aluminio. En cada uno de los cuadros, los visitantes podrán conocer cuáles son las especies de fauna más representativas, al igual que la flora más característica del espacio y los elementos más destacados del paisaje, todo ello presentado, explicado y destacado en la propia obra.

Esta iniciativa, al igual que otras puestas en marcha, está enfocada a concienciar a la población de las amenazas a la biodiversidad y los medios para conservarla.

Los Espacios Naturales de Castilla y León son una fuente inagotable de recursos naturales, tradiciones y elementos paisajísticos que les hacen idóneos para disfrutar en cualquier época del año. En ellos encuentran su refugio especies de flora y fauna que han visto reducida su distribución en los últimos tiempos. Esta original exposición de ilustraciones, adentrará al visitante en el mundo de los Espacios Naturales y tomará consciencia de la existencia de elementos que a simple vista no son fáciles de ver. Podrá conocer cada uno de los ecosistemas presentes en nuestra región – desde las montañas y cumbres hasta las llanuras de interior – y más allá de nuestras fronteras además de los condicionantes de clima, suelo e historia que han ido conformando el aspecto que vemos en la actualidad.

Finalmente se acerca al visitante la información de la red de Áreas Naturales de Castilla y León (Red Natura 2000 y Red de Espacios Naturales), como valioso patrimonio natural y patrimonio de biodiversidad a preservar en nuestra Comunidad.

ESPACIOS ILUSTRADOS, EL ORIGEN

El proyecto nace con una función fundamentalmente didáctica, partiendo de un modelo conocido de representación de ecosistemas y elementos propios de cada lugar y recogiendo las ideas de los diferentes responsables técnicos de los espacios. Lo que estas dieciséis pinturas nos muestran añade a este modelo una clara vocación estética. Pese a la gran cantidad de información y requerimientos científicos, los elementos se integran de manera armónica, pretendiendo evitar la saturación visual. Se representa esta "suma de lo que sucede cuando no estamos" de manera realista y registrando el detalle que el trabajo requiere sin perder por otro lado el espíritu de ilustración que buscamos. Todo ello se integra en un paisaje ficticio, inventado. Cada escena, que no existe en la realidad, se compone de elementos a modo de "diseño paisajístico" que intenta acertar con el espíritu de cada lugar y a su vez con el paisaje donde nos gustaría estar.

¿CÓMO SE ELABORAN ESTAS OBRAS?

La elaboración de estas obras se inicia con el trabajo de campo. Los hermanos Gruber elaboran un guion inicial de contenidos, donde aparecen todos los elementos que se quieren representar. A partir de éste guion, se procede a la recogida de información gráfica: visita al lugar, toma de fotografías (se suelen realizar en torno a 500 por lugar). La segunda fase, denominada inventando/creando paisajes: Se pasa a realizar una serie de montajes, en los que se sugieren diferentes ambientes que puedan reunir o albergar todos los elementos, dando lugar a varios paisajes idealizados, que no existen en la realidad. Se realizan así diferentes propuestas con distintas vistas (desde fondo de valle, desde lo alto, junto al río…). Tras esto y una vez consensuado el paisaje idóneo se continúa avanzando. La tercer y última fase es el mural, posteriormente se muestra un boceto a lápiz en el que se incluyen todos los elementos a representar. Por último, una vez decidido todo, se pasa a pintar el mural. El soporte empleado será aluminio (dibond) de 150 cm x 100 cm. Sobre la superficie se aplicará una imprimación que permitirá la correcta adherencia de la pintura acrílica con la que se realizará finalmente la obra.